Autoconsulta y Numeración

Cada persona que se acerca a consultar el Tarot español, cada lanzamiento que se realiza para la persona en cuestión y cada pregunta son diferentes e inigualables. No hay alguna receta o fórmula, tan solo lanzamientos energías para realizar la mejor interpretación que se pueda hacer para la persona que se quiere ayudar. Cada carta o arcano mayor o menor tiene su significado, su compresión según el tema que se esté tratando con el consultante. 

No importa el tema a tratar ya sea personal, laboral, material o espiritual. Su sentido oracular, responde normalmente a lo que significa la carta cuando se encuentra al derecho o al revés.
La auto consulta resulta a veces riesgosa principalmente por la falta de objetividad que uno tiene consigo mismo. 



El hecho de que no se requiere verbalizar lleva a no esforzarse en racionalizar, minimiza la objetivación y el necesario trabajo de separarse de los símbolos y emociones al consultar las cartas. De ser preciso realizar un auto consulta es recomendable escribir las cartas que responden a la pregunta, aceptando la pregunta sin volver a generarla. La posibilidad de comprobar, una vez acontecido, lo preguntado, permite verificar la cercanía o no de lo interpretado, el punto es descifrar acertadamente los mensajes.


Lo mismo ocurre con la numeración, inexistente de la mayoría de los antiguos y variable para cada lámina en concreto hasta estabilizarse y reducirse en veintidós arcanos  mayores a similitud de los senderos cabalísticos, pero con la diferencia de que falta el veintidós y existe un sin número sin enumerar, como si su misión fuera la de actuar de gozne, de lazo de unión entre el primero y el último, cerrando la cadena. El Tarot es como una gnosis gráfica surgida al mismo tiempo de los demás e incluso quizás una simbiosis de todas ellas.

Artículo creado y diseñado por Alicia Conde y el Tarot Español